Oportunidad para Jóvenes Riobambeños

  • Publicado por: Anónimo (no verificado) 30/09/2019 16:20

Durante el tiempo que viví en Estados Unidos como parte del programa de hermanamiento entre las ciudades de Norwalk y Riobamba,  tuve la oportunidad de aprender lecciones invaluables; experimenté cambio, responsabilidades y desafíos. Cada uno de nosotros como seres humanos se establece metas creyendo que el cumplirlas hará su vida mejor, está experiencia es una de esas metas pues definitivamente ha tenido un impacto positivo en mi vida al mostrarme que tan diferente puede ser la vida lejos de casa. He conocido una cultura completamente nueva, la diversidad en otro país y la dualidad que puede representar tener diferentes orígenes pero pertenecer a una misma cultura.

En el marco del Hermanamiento gané una beca para la organización de artes ArtSpace lo cual me permitió ser parte de un filme denominado ‘The Sound We See: A New Haven City Symphony’, el concepto principal de este proyecto era realizar un filme con cámaras súper 8 a blanco y negro como en la década de los veinte, el mismo debía durar 24 minutos en los cuales cada minuto representaba una hora de un día completo en la ciudad de New Haven, desde el primer momento se planteó que cada asistente debería realizar su propio minuto representando de esta manera lo que desease, antes de comenzar un trabajo individual realizamos varias actividades colectivas entre ellas aprendimos a usar las cámaras, su historia, procesar rollos de manera ecológica y enfocar conceptos con los cuales pudiésemos mostrar la realidad de New Haven, anotando cosas que amar, cosas que odiar, lugares importantes, problemas importantes, gente importante y vistas impresionantes, de esta manera intercambiamos ideas y apreciamos las opiniones de otros, a su vez fue de mucha ayuda para mí ya que estaba en un lugar del cual conocía muy poco.

 Al encausarme en mi minuto desde la primera instancia elegí realizarlo enfocándome en la población latina residente en New Haven, de esta manera realicé mi planificación canalizando conceptos principales que prioriza la gente latina a pesar de no estar en su país como: El trabajo, la fe, la educación y el descanso, así elegí como locación Fair Haven, ahí se veía como parte de la fe, la iglesia Santa Rosa de Lima que ha realizado un gran trabajo comunitario por los latinos, en segundo lugar por las calles de este lugar se podía ver diversos negocios con nombres en castellano que yo deseaba enfocar como el trabajo, en tercer lugar estaba la escuela John S. Martínez en la cual alrededor del 80% de los estudiantes pertenecía a la población latina y finalmente el parque Criscuolo, que es un buen lugar para tomar un descanso.

Realicé mi grabación a las 7 de la mañana, había planificado todo realizando mapas y esquemas por lo cual fui objetiva y no me tomó mucho tiempo el grabar posteriormente realice el procesamiento de mi rollo en conjunto con mi compañero Daniel, lo hicimos con la ayuda de nuestra mentora Lisa, usando los diferentes químicos que se requieren y finalmente con el rollo digitalizado realicé la edición en donde recorte algunas tomas para que mi trabajo durara un minuto, en conjunto con mis compañeros realizamos el audio de los diferentes minutos obteniendo el trabajo final que representa todo lo que hace a una ciudad como su arquitectura, los detalles, la cultura, la realidad, las historias, la diversidad, su gente, la naturaleza y los sentimiento que todo aquello transmite, el filme se puede ver en el siguiente link: https://vimeo.com/350476407.

A más de la experiencia en ArtSpace fue maravilloso compartir con la familia Escalante quienes me dieron un hogar, me hicieron parte de su familia y me dieron tanto amor como es posible, siempre les agradeceré el tiempo compartido con momentos inolvidables, como ir a la ciudad de Nueva York, disfrutar de un parque de diversiones, tener mi primer camping o simplemente deleitarnos con la cena, la conversación simultánea y el hermoso paisaje de su jardín que no se puede expresar en palabras pues como dirían ellos: La historia no se la cuenta, se la vive. Fue increíble conocer gente  nueva que me hacía sentir como si siempre han estado en mi vida.

El conjunto de esto fue una vivencia realmente inigualable gracias al abnegado trabajo de las familias anfitrionas y la labor constante de la junta directiva que hizo de este hermanamiento una gran oportunidad para nosotros como jóvenes, impulsándonos a soñar y establecernos metas por las cuales trabajemos arduamente hasta conseguirlas, sintiéndonos orgullosos de nosotros mismo y a su vez haciendo sentir orgullosa incluso a toda una ciudad. Siempre he sabido de donde soy y en donde quiero estar y disfruté mucho la oportunidad de hablar acerca de mi ciudad bonita, porque ser de una ciudad llena de historia, tradiciones y  rodeada de naturaleza es un privilegio que pocos tienen, estoy muy orgullosa de ser Riobambeña y darlo a conocer a cualquier lugar al que vaya y ahora también me siento muy orgullosa de tener conmigo una pequeña parte de la cultura mexicana que adquirí gracias a mi familia anfitriona.