Mi experiencia en Estados Unidos

  • Publicado por: Isaías Sebastiá... 30/09/2019 16:28

Esta aventura inició entre marzo y abril de este año, todo empezó con la inscripción al programa de becas del Hermanamiento entre Norwalk Connecticut y Riobamba Ecuador.

Para la inscripción llenamos algunos documentos y papeles, luego vino la primera reunión, en donde hablamos con las personas encargadas del programa en Estados Unidos, a través de una entrevista en inglés, de la cual seleccionaron a los participantes. Dos semanas después obtuvimos los resultados de la elección de becarios 2019, donde todos estábamos emocionados de haber sido aceptados y poder ser parte del programa.

Se realizaron algunas reuniones relacionadas con la publicidad, entrevistas, capacitación respecto a costumbres y vivencias para una mejor estadía e intercambio cultural. Se acercaba la fecha del viaje y tuvimos que esforzarnos más a través de clases para mejorar nuestro nivel de inglés, quienes no teníamos documentación para viajar a Estados Unidos tuvimos que hacer varios trámites y una vez fueron aceptados los recibimos con mucha satisfacción, por la calidad de becarios y embajadores de nuestra ciudad de Riobamba e invitados desde la Alcaldía de Norwalk. Luego con la adquisiciónde pasajes y seguros médicos estábamos listos para esta aventura.

En mi caso sentí que los meses se ralentizaron hasta la fecha del viaje y creo que es porque ya quería irme, concluí las actividades académicas relacionadas al colegio, saludos y felicitaciones por parte de familiares, amigos y compañeros; días después ya estábamos en el Aeropuerto de Quito.

Ya llegó el día del vuelo, todos estábamos emocionados de que la fecha más esperada en el año había llegado, nos despedimos de nuestros padres quienes nos auguraban éxitos y daban sus bendiciones y entramos juntos en esta aventura, sin ningún problema para llegar al objetivo porque nos aseguramos de tener todo listo para hacer realidad este viaje.

Nuestro vuelo salió y rogábamos llegar pronto a Estados Unidos, alrededor de las 12H00 llegamos a El Salvador International Airport donde debimos hacer una escala aproximada de siete horas, donde caminamos, dormimos y comimos.El vuelo desde el Salvador salió hacia el JFK Airport en New York donde arribamos a las 23H00. Los miembros del Hermanamiento nos recibieron y pudimos conocer a nuestras familias anfitrionas. Luego, partimos hacia nuestro destino en el estado de Connecticut, conjuntamente con Nagellyarribamos a la ciudad de New Canaan, que es una pequeña ciudad con casas inmensamente grandes y lujosas, pero en general con gente muy amable y acogedora con nosotros.

Aunque estábamos cansados,Nagelly y yo nos propusimos no perder tiempo alguno en esta visita a Estados Unidos y ni pensamos siquiera en descansar. A eso de las 8 o 9 de la mañana nos levantamos para visitar, ver y conocer los lugares por donde íbamos a estar frecuentemente, como la estación de tren y el centro de la ciudad.

Los siguientes días visitamos diferentes lugares con mi familia mexicana y también tuvimos una reunión de bienvenida con todos los integrantes del hermanamiento. El 30 de junio, Imelda y Fortino nos llevaron a conocer New York y tuvimos un día fantástico, recorriendo lugares que siempre hemos querido visitar como Times Square, Estatua de la Libertad, 5th Avenue y en general la ciudadde New York. Ese momento fue uno de mis favoritos en todo el viaje.

Luego frecuentamos lugares muy hermosos en Connecticut en los que disfrutamos su paisaje, ciudades y cultura, llegó también el día más importante en Estados Unidos, quienes celebran el Día de Independencia, el 4 de Julio, con juegos pirotécnicos, alegría y amistad entre sus pobladores. Los fuegos artificiales en Waveny Park en New Canaan fueron muy emocionantes, siendo parte de nuestras familias anfitrionas y disfrutando de un gran espectáculo que se extendía a través de la noche por todas partes.

Por otro lado, pudimos compartir en Stamford de una noche de camping con todos los becarios donde reímos, disfrutamos y contamos nuestras experiencias durante los días pasados.

El siguientelunes, Nagelly y yo iniciamos clases en ArtspaceNew Haven, en nuestro primer día no tuvimos problemas con los trenes o en llegar a la ciudad y movernos desde la estación de tren.Como fue nuestro primer encuentro, la sesión fue de ambientación, presentación, en este tiempo hice buenos amigos con los que sigo al día de hoy en contacto. Después de una semana ya tuvimos las grabaciones de nuestras partes de la película en las que trabajamos y donde mostramos los lugares que queríamos destacar o que nos gustaron de la ciudad de New Haven.

En esta ciudad, nos hicieron la invitación a una entrevista, en la que participaron mis compañeros becarios, por motivos de la grabación de mi parte en la película o cortometraje del curso no pude asistir, conNagellyjunto a la familia fuimos a una ciudad cercana de compras y admito que me emocionó la manera en la que ese día terminó.

Las clases transcurrieron normales y tuvimos nuestras actividades grupales, en New Haven me gustaba caminar para ver cosas nuevas pero la ciudad se sentía insegura y peligrosa, nuestras caminatas discurrían por el centro, fuimos varias veces a la Universidad de Yale que estaba por allí y era fácil acceder y conocerla.

Después de unas semanas en clases y de haber tomado el tren 4 veces por día ya nos sentíamos como ciudadanos de New Haven, donde pasábamos la mayoría del tiempo entre semana y llegábamos a casa para tener una deliciosa cena con nuestros padres, Fortino e Imelda quienes siempre fueron amables, graciosos e increíbles con nosotros.

Durante mi estadía, pude encontrarme conZoeBasset, una amiga que vino a pasar un tiempo en mi casa en Riobamba, ella es de Hamden,una ciudad cercana a New Haven, pasamos un día divertido, visitando lugares increíbles, conociendo más la ciudad, pero lo mejor fue tener la posibilidad de vernos y disfrutar la mañana juntos.

Llegó el día de la ceremonia de graduación y de la presentación de la película en la que estuvimos trabajando por alrededor de 3 semanas. Estaba muy triste porque era la última vez que iba a ver a mis amigos de New Haven: Paolo, Lisa, Soledad, Emil, Emily y Dyme, quienes fueron nuestros profesores/mentores y quienes nos ayudaron en todas las actividades del programa de Artspace.  El conocimiento adquirido en fotografía, filmación y uso de cámaras para el cortometraje y película también estuvo increíble. Además de participar en un cursoen inglés donde pude poner en práctica mis estudios realizados.

La tarde de la presentación de la película pasó más rápido que cualquier cosa en todo el viaje, cuando estáse estrenó y concluyó, debíamos ir a Norwalk por el programa de graduación del Hermanamiento, me sentí muy triste, el tiempo ha pasado y el proceso terminaba;después de despedirme de los chicos del programa y con quienes había compartido por 3 semanas e inclusive hasta la mañana de ese día, porque fue nuestro último viaje en tren y lo disfrutamos viendo pasar todas las estaciones desde New Canaan hasta New Haven; ver todo por última vez nos hizo sentir tristeza y mucha nostalgia, a mí comoa Nagelly, quién fue mi hermana becaria.

Intenté despedirme de todos y cada uno de mis compañeros, pero el tiempo no se detiene, lo hicimos en Subway Restaurant, lugar donde comíamos y de la estación de tren a la que arribábamos desde la llegada. Quedan gratos recuerdos de las personas y lugares que visité.

Viajamos a Norwalk, donde tuvimos un evento muy bonito en el edificio de la alcaldía de dicha ciudad.Sentimientos encontrados, pues se cumplían objetivos, nos reuníamos los becarios con las personas del Hermanamiento y nuestras familias anfitrionas, discursos y celebraciones, pero también despedidas y muchas bendiciones por agradecer.

Al siguiente día, nos levantamos temprano para ir de campamento al norte de Connecticut con toda la familia y disfrutamos mucho ese fin de semana, jugamos en el río, hicimos parrilladas y caminamos en el bosque, acampamos bajo el inmenso cielo, siendo ese domingo que fue el último anochecer en Estados Unidos.

Debía empacar y aún me faltaba mucho por guardar en mi maleta, mente y corazón, teníamos que salir a New York hacia las 04H00 y concluí apenas a las 03H00, lo que me dejaba tiempo solamente para bañarme,cambiarme, pero no dormir.

Nos despedimos de Solo, Bonita, Billie y Tigre, mascotas de la casa y de toda nuestra excelente familia en New Canaan,con quienes habíamos compartido por más de un mes, además de nuestra casa, que ahora ya se sentía como nuestra, más aún después de compartir muchas conversaciones, experiencias y vivencias allí, es triste que el tiempo haya pasado tan rápido.

Fortino e Imelda nos dejaron en el Aeropuerto, ellos regresaban al trabajo en New Canaan, tengo mucho por agradecer a esta familia mexicana que abrió sus puertas de casa, familia y corazón y a quienes los llevaré siempre en mi recuerdo. Luego vino la tristezamás fuerte, cuando llegando a Ecuador, los becarios sabíamos que ese tal vez fue, el mejor mes que hemos pasado y todo lo disfrutado nos hizo sentir nostalgia.

Cuando arribamos nuestras familias nos recibieron con los brazos abiertos y emocionados de vernos de nuevo, estoy seguro de que muchos de nosotros solo pensábamos en regresar el tiempo para volver al inicio y disfrutar mejor de esta experiencia.

Después de este viaje,hemos vuelto como un grupo de amigos que estamos en contacto, en mi caso, con Imelda y Fortino, para preguntarles solamente cómo están o simplemente saludarlos, así también con mis amigos del instituto de arte con los que compartí y disfruté tres semanas espectaculares. Dios mediante regale más bendiciones al grupo de personas del Hermanamiento, que hicieron posible este sueño y que continúen con su laboriosa actividad en beneficio de los jóvenes riobambeños.